Cuidados y aspectos a considerar con las bombas de agua sumergibles

Las bombas de agua sumergibles son solo algunas de las tantas que conforman el mundo de las bombas de agua. Es necesario considerar que es con ellas con las que más cuidados debemos tener desde su instalación, modo de uso y mantenimiento.

Estas bombas, por lo general, trabajan con aguas limpias; si en un caso de emergencia, una bomba de agua sumergible se emplea para tratar agua sucia, su cuidado, modo de uso y sus reparaciones demandarán mayor concentración y precaución.

¿Cómo trabajan?

Para conocer a detalle el trabajo de una bomba de agua sumergible, debemos empezar por diferenciar cada una de sus partes. Recuerda que al ser bombas que funcionan bajo el agua, además de no depender del aire o de la presión del mismo, todas sus partes y extensiones están hechos de materiales inoxidables y no son corrosibles.

En el interior de estas bombas se encuentra un motor de acero inoxidable que facilita la presión y elevación del agua, además de un bobinado de alambre de cobre, una cámara de aceite y una turbina; todas ellas trabajan en conjunto para resistir niveles de impacto y mucha presión.

Al ser una máquina que trabaja a presión y bajo el agua, se le debe realizar un constante mantenimiento, pues permitirá una larga durabilidad y sin percances. Antes y después de revisar el equipo se debe desconectar y bloquear la electricidad para evitar posibles explosiones; revisa siempre el manual de uso y mantenimiento.

¿Qué problemas suelen ser los más frecuentes o comunes?

Si tu bomba de agua sumergible no funciona o no enciende considera lo siguiente:

  1. En caso de no encenderse, puede que no haya corriente o una de sus piezas se haya estropeado o desconectado, por lo que es necesario revisar la conexión. Las piezas o partes suelen estropearse cuando son débiles o delgadas en el caso de los cables o cuando hay residuos en partes como el propulsor.
  2. El flujo del agua es mínimo. Esto sucede cuando la bomba ejerce poca fuerza, pues puede que la entrada o las tuberías estén bloqueadas o perforadas; también sucede cuando el propulsor está desgastado, los rodamientos están flojos o cuando la válvula de retención está obstruida. En todos estos casos es recomendable invertir los cables y ajustar el levantamiento, además de realizar una limpieza para evitar obstrucciones en las entradas y tuberías.
  3. Cuando el flujo de agua es abundante. En este caso, la bomba está o muy sumergida o la cantidad de agua es demasiada, por lo que se debe regular el flujo de la bomba o no sumergirla a una gran profundidad.
  4. La bomba no funciona manualmente. Esto pasa cuando el electrodo automático se desgasta o está dañado, por lo que es necesario revisarlo para reponerlo o reemplazar la caja de control automático.

¿Qué cuidados debo considerar para evitar futuros problemas?

Es indispensable que el mantenimiento de una bomba de agua incluya su limpieza. Para ello debes desmontar todas sus piezas y lavarlas y lubricarlas desde las tuercas hasta las partes más grandes. Si encuentras piezas desgastadas, es tiempo de reemplazarlas.

Asimismo, es necesario que revises los voltajes y la conexión eléctrica con la que se enciende y opera la bomba. Recuerda que estas bombas requieren una conexión de 220 vatios. Cuando realices esto, no olvides protegerte contra posibles cortes eléctricos; preferentemente usa guantes de cuero y ten tu bomba de agua sumergible sobre cartones secos.

Recuerda que el trabajo de mantenimiento de ésta y otras bombas de agua requiere de tiempo. Si no cuentas con suficiente tiempo, tienes poca paciencia o temes empeorar tu máquina, solicita los servicios de un plomero profesional y evita desde contratiempos hasta posibles accidentes.

Deja un comentario