Motores eléctricos: un invento que contribuye al avance tecnológico

Entre los inventos más preciados del ser humano se encuentran los automóviles, puesto que son primordiales para desplazarse y realizar distintas actividades. Por esta razón, es necesario mejorar continuamente sus diseños, a fin de ofrecer mejor calidad de vida al hombre. Los motores eléctricos en coches constituyen un buen avance en el tema, en vista de las numerosas ventajas que ofrecen.

Los motores eléctricos tiene sus inicios en el siglo XIX por Moritz Von Jacobi; sin embargo, el mayor auge en el sector automotriz se observa hoy día, ya que se necesitaban muchas adaptaciones para lograr el funcionamiento adecuado de los autos, en comparación a los que utilizan combustible.

Estas máquinas tienen como principio transformar la energía eléctrica en mecánica, gracias a la presencia de campos magnéticos. Sus partes son:

  • Estator: es donde se encuentran las bobinas, las cuales al tener corriente eléctrica internamente producen un campo magnético.
  • Rotor: es el dispositivo que gira una vez que arranca el estator, para finalmente dar la potencia requerida al motor. Esto ocurre en pequeños intervalos de tiempo.

Evidentemente, estas secciones están constituidas por muchas piezas; una de las más estudiadas aun es el núcleo, que se sitúa en el estator. Este es el responsable de conservar la mayor energía posible para aprovechamiento; no obstante, el material del mismo determinará la capacidad para mantener dicho campo magnético.motores eléctricos

El nuevo material de núcleos que está en análisis por muchos científicos es un acero eléctrico con un porcentaje considerable de silicona (6,5%). Este tiene excelente permeabilidad magnética y mantiene ciertas propiedades que mejoran la frecuencia eléctrica.

Son muchas las ventajas de los motores eléctricos en coches, siendo las de mayor relevancia:

  • Menor peso y tamaño: esto ayuda a reducir costes de fabricación. Normalmente el motor es la parte del auto que ocupa más volumen, por lo que ahora hay más espacio para otros componentes. Además, se puede jugar entre el tamaño y voltaje requerido.
  • Autoventilación: elimina sistemas adicionales para este fin.
  • Mitiga la contaminación: al no usar combustible se evita emisiones de monóxido de carbono.
  • Economía: estos coches pueden tener mayor valor, pero se ahorra posteriormente la compra constante de combustible, el cual tiene alto coste.